Rilke. Otra vez.

por Preludetram

Fue un tardío envolverse en el sol
tras un día medroso y pálido.
No sé dónde empezó el resplandor
pero todo se hizo opulento a la vez,
como si sonrieran a un tiempo
las madonas en todas las iglesias“.

Florencia, 18 de Abril de 1898.

Anuncios